La India Canela

La India Canela nació bajo el nombre de Mery Hernández en El Limón de Villa González, área rural de la provincia de Santiago dedicada al cultivo de tabaco. Es la primera músico profesional en su familia, aunque su papá tocaba tambora para divertirse. “En mi casa había un acordeón porque mi hermano mayor toca acordeón y en ese entonces ya no había televisión, no había radio, no había nada, lo que había era un acordeón para jugar. Entonces allí [fui] poniendo la mano.” Un día Juan de Dios, saxofonista quien antes tocaba con Fefita la Grande, pasó por su casa y la oyó tocando. La India cuenta que él dijo, “‘Ah, pues, vamos a hacerte un grupo.’ Así surgió la idea, y fue a mi casa con un reguero de músicos y nos metimos bajo un rancho allí y hicimos como un ensayo, un fiestón, y dijo, ‘Vámonos para Santiago.’ Y arranqué para acá, para Santiago, con ese grupo.” Tenía solo 14 años.

A su mamá le encantaba la música y ella estaba emocionada por el futuro de su hija, pero su papá estaba preocupado. No quiso dejarla ir, pero su familia y sus amigos le convencieron por fin, diciendo, “Tú no sabes si ese es el futuro de ella, o que puede pasar con ella.” Durante los 1980, ella formó tres grupos distintos antes de trabajar con el empresario quien más tarde se convertiría en su esposo y el padre de sus hijos. Aunque la relación ha terminado, todavía se siente agradecida por el apoyo que él le dio a ella y a su carrera. Pero ahora es dueña de su propia carrera.

La India combina un repertorio tradicional con merengues originales de su propia inspiración o compuestos por amigos músicos como Rafaelito Román o David David. Sus éxitos incluyen “Apriétame Así,” “El Rancho,” y “El Cuchicheo,” y también es reconocida por su interpretación de piezas difíciles como “Las Siete Pasadas,” la única pieza instrumental en el repertorio típico. Ella cree que tanto el estilo moderno como el tradicional tiene su lugar, pero que “la musica típica no puede perder su esencia. Porque si pierde la esencia, pierde sus raíces.” Las influencias más importantes en su estilo de tocar fueron sus maestros, Siano Arias, Rafaelito Polanco, y Lupe Valerio, y también Rafaelito Román y El Ciego de Nagua. Se siente orgullosa de que, en su turno, ha podido influir en una nueva generación de mujeres acordeonistas. “Yo estoy sorprendida con la cantidad de mujeres que están tocando…. Me ha sido de gran satisfacción que se me han acercado algunas y me han dicho que yo he sido motivo de seguimiento de ellas… o sea que ellas han visto un gran ejemplo a seguir.”

Ha ganado dos premios Casandra (el premio más alto en las artes dominicanas). Pero, para ella, “El mayor premio que uno puede llevar también es el sentimiento del pueblo, de la gente que te aprecian y te admiran, y eso es maravilloso.” También ha grabado varias producciones discográficas, incluyendo uno producido por Sydney Hutchinson para la casa disquera Smithsonian Folkways, titulado Merengue Típico from the Dominican Republic.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: