Rafaelito Polanco

Rafaelito Polanco nació en Nagua depadres agricultores, pero se crió en la ciudad de Santiago. A Rafaelito siempre le interesaba la música y él convenció a sus hermanos menores, Radhamés y David, a formar un grupo utilizando instrumentos caseros. Recuerda él:

Mi papá me mandaba a atender una propiedad que tenía pequeña, donde sembraba sus productos, para que las gallinas no picaran el maíz. Yo llevaba mi radito, mi radito chiquito que tenía pequeño, y allí oía mis programas de radio. Y un día me dio con hacer un acordeoncito. Agarré un papel de cigarrillo y lo doblé, que eso era lo que había. Lo doblé y jalándolo por las dos manos y tarareando con la boca, ‘tacataracatá,’ y así aprendí. Me metí el acordeón en la mente. No podía hacer más nada porque eso era lo que me gustaba.

Radhamés hubiera estado contento siendo machetero como su papá, pero Rafaelito insistió que la tambora era su destino. Radhamés dice:

Yo partí a dos galones de eso de leche, y una latita de salsa casi del mismo tamaño, y le entraba la latita entre medio de los galoncitos. Ya yo hacía una tambora. . . . Y así nos fajábamos a tocar. El primer merengue que aprendimos a tocar fue el ‘Sió, gallina, sió.’ Cada vez que nosotros hacíamos escándalo, ya las gallinas se iban.

Un productor de televisión “descubrió” el trío talentoso mientras tocaban ellos en las calles de Santiago, y les escogió a tocar diariamente en un programa infantil llamado “Sheriff Michael.” Se trasladaron a la capital y tocaron en este show por tres años, ganándose una cierta fama, pero tuvieron que irse repentinamente cuando su padre descubrió que los tres niños estaban corriendo un peligro, según Rafaelito:

Ellos en la noche estaban planeando sacarnos del país a nosotros, como de allá para acá. A hacerse rico con nosotros. . . . Eso era Sheriff Michael y un agente allí. Tenían su complot y ya tú sabes. Pero el papá mío era inteligente y la mamá mía y se dieron cuenta. Un amigo de mi papá le dijo, Llévese los niños pa’ Santiago, que se lo van a robar. Arrancaron con nosotros a medianoche para Santiago. Jamás volvimos a ver a Sheriff Michael ni a ninguna de esa gente de la televisión.


Después los tres hermanos formaron su propio grupo, “Las Estrellas del Cibao,” y así tocaron una vez con el merenguero famoso Johnny Ventura, hasta inspirándole a grabar un merengue típico, “El Cabo de Vela.” Según cumplieron los viente años, cada uno siguió su propio camino por un tiempo: Radhamés cantó con María Díaz y Fefita la Grande; David tocó con El Ciego de Nagua y más tarde se hizo director de su propio grupo; Rafaelito se dedicó a tocar puro merengue típico, de su estilo original. No está de acuerdo con las libertades que se toman con ésta música folklórica hoy en día:

Se lo puede inventar, pero no salirse tanto de la rutina del merengue típico. Porque eso es lo nuestro y si nosotros lo quitamos la belleza a lo nuestro, no estamos haciendo nada. Eso es como un río que tú le cortas los árboles: se seca.


Rafaelito y Radhamés vinieron a Nueva York con dos giras distintas en el año 1994, y empezaron a tocar juntos de nuevo. Ahora los dos viven en East New York, Brooklyn, donde dirigen el grupo “Rafaelito Polanco y La Fuerza del Mambo.” —

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: